31 de agosto de 2010Tijuana

Un Proyecto para México

Como representantes de la sociedad civil, de ciudades fronterizas afectadas por la violencia en el norte de México, fuimos invitados a participar en “Un Proyecto para México”, auspiciado por el Programa de Visitantes de Liderazgo Internacional, del Departamento de Estado de Norteamérica.

El Consulado General de los Estados Unidos en Tijuana, a través de Joseph Crook, representante de Asuntos Públicos y Culturales, nos convocó con el objetivo de que conociéramos personalmente las estrategias y experiencias del trabajo comunitario exitoso en ciudades como Los Ángeles, Minnesota y Philadelphia.

Durante 9 días nos abrieron las puertas organizaciones que -mantenidas con los donativos voluntarios- se dedican a inspirar a la comunidad, compartir la idea de que este mundo evoluciona y se transforma, sin olvidar que los problemas culturales son globales, y nos afectan a todos, ya sean la delincuencia organizada, las pandillas, la trata de personas, la discriminación, las adicciones o las diferencias sociales.

De manera directa, tuvimos la oportunidad de analizar el papel que juega la participación cívica mediante distintos mecanismos: desde organizaciones que fungen como observatorio y que son catalizadoras del cambio a través del señalamiento público con un impacto positiva o negativo en los intereses de la comunidad, hasta las que utilizan los medios como herramienta de impacto social, como estrategia para la construcción y el fortalecimiento de redes que hacen tangible la idea de Comunidad.

Tal es el caso de Minnesota Common Cause. Una causa común para Minnesota. Organización no lucrativa y apartidista que exige cuentas claras de su gobierno con lo que logra su transparencia.

Su objetivo principal es que el gobierno mantenga una apertura y sea honesto, que rinda cuentas y que sirva al interés social.

Este programa ha reducido satisfactoriamente la cantidad de grupúsculos que influenciaban para su beneficio los procesos políticos. Minnesota Common Cause trabaja incesantemente para asegurar que su ciudad tenga un gobierno atento a los problemas de la sociedad y no los de las minorías acaudaladas.

A través de mensajes públicos que se reproducen en los medios electrónicos, carteles y carteleras logra hacer efectivas sus demandas. De manera que logran impactar la percepción de la gente, informándoles sobre cuestiones de interés común. Con ello, logran que el gobierno se incomode y dé cuentas, o modifique cualquier disposición no clara.

En ese sentido Reacciona Tijuana está iniciando un camino.

Conocimos otra manera de hacer política en E.U. Una que nace desde la perspectiva ciudadana y voluntaria, ajena a intereses políticos, un fenómeno social poco visto en otras latitudes. Nos acercamos, casi de manera emocional, a organizaciones con características afines a las que en nuestra ciudad existen, y desde su trinchera, combaten la violencia y la injusticia, a través de la prevención, la investigación, el análisis, la denuncia. Organizaciones que pueden medir sus logros.

Como la experiencia del Star Tribune

El periódico más grande de Minneapolis promueve proyectos como Three Sixty Journalism que otorga voces diversas al periodismo y a las profesiones relacionadas a través de una intensa instrucción personal y práctica, ejerciendo los principios del periodismo. Imparte talleres a los jóvenes de educación cívica, herramientas de escritura y funciona como impulsor de prácticas profesionales para la juventud en Minnesota.

En la actualidad da apoyo a más de 400 alumnos de high school, enseñándoles después de la escuela, fines de semana y en talleres de verano.

En Tijuana sería muy benéfico implementar este estímulo a los jóvenes. http://www.threesixtyjournalism.org/

O el SCRIBE. Video Center of Philadelphia.

Organización alternativa sin fines de lucro que provee acceso a equipo, entrenamiento en medios y colaboración con grupos al crear programas de video sobre intereses y preocupaciones de la comunidad.

Los participantes aprenden a producir documentales cortos, en los que proyectan los problemas de importancia para su comunidad. Desde hace 4 años difunde proyectos que han unido a gente de 40 colonias con cineastas y consultores humanitarios para realizar documentales históricos que exploran la historia política y cultural de espacios públicos en sus barrios.

A las experiencias de las citas programadas para este viaje en el que nos involucramos se sumaron las que estaban a nuestro paso, en la calle, en la convivencia diaria.

Los murales en paredes, edificios, escuelas, puentes de estas tres ciudades son muestra de que el arte es un medio en el que puede hacerse un llamado a la conciencia de manera colectiva. Una herramienta de transformación que unifica, construye y alimenta la esperanza de la comunidad que buscamos todos.

Sin duda, este viaje estimula las ganas de seguir enfocados en proyectos que mejoren la calidad de vida, que disminuyan los índices de violencia, y logren incidir en los factores de cambio, en la búsqueda constante de un mejor país.

Constatamos, que muy aparte del gobierno que determina a nuestros países, para los ciudadanos concientes, todos los caminos llevan a la reconstrucción del tejido social.

Sería interesante compartir esta experiencia con quienes están relacionados con proyectos afines. Sólo con el ánimo de tener referencias bien logradas. También, reconocer a quienes sí lo hacen, rescatar todos esos esfuerzos aislados, unirlos para que tengan mayor fuerza.

Déjanos un comentario